OK Su questo sito NON utilizziamo cookie di profilazione di terze parti. Se vuoi saperne di più o prestare il consenso solo ad alcuni utilizzi clicca qui. Cliccando sul pulsante OK, o continuando la navigazione effettuando un'azione di scroll, presti il consenso all'uso di tutti i cookie.

¿Quieres ser asuncionista?

Agustinos
de la Asunción




Ustedes est��n seguramente informados de lo que sucede en el Kivu

267_big.jpg

2016-03-11 - Paris

A nuestros hermanos y hermanas

Religiosas de la Asunción
Agustinos de la Asunción
Oblatas de la Asunción
Orantes de la Asunción
Hermanitas de la Asunción

Sevilla, 4 de marzo 2016

Queridos hermanos/as:

El último encuentro del Secretariado Internacional JPIC ha tenido lugar los días 19, 20 y 21 de febrero. En este encuentro hemos contado por primera vez con las Oblatas de la Asunción. Su presencia ha enriquecido nuestra reflexión y ampliado nuestra mirada sobre la realidad.

El compromiso por la JPIC atraviesa nuestra misión, porque JPIC es otra forma de decir “Reino de Dios”. Y nuestra pasión porque Venga su Reino está en el corazón de nuestro carisma Asunción.

Probablemente ya conocéis la situación en Kivu. Las cinco grandes ramas de la familia de la Asunción estamos presentes en la República Democrática del Congo (RDC) y de ellas, tres: Agustinos de la Asunción, Oblatas de la Asunción, y Orantes de la Asunción en la diócesis de Butembo-Beni, allí donde la violencia se ensaña en la población desde hace varios decenios. Entre los millares de víctimas, nuestros tres hermanos asuncionistas, desaparecidos desde el 19 de octubre de 2012.

Los Consejos Generales nos han pedido tomar en cuenta esta situación.

Nuestros hermanos/as en Kivu sostienen allí a la población que sufre y nosotros/as queremos ser sus portavoces para decir, para gritar, para denunciar con ellos este genocidio cotidiano: torturas, bárbaros asesinatos de agricultores, niños, mujeres, familias enteras. Reunidos en Secretariado Internacional hemos decidido apoyar la petición para que se lleve a cabo una Investigación Internacional, seria e independiente, sobre esta situación.

En este marco, todos/as habéis recibido, sin duda, los links para unirnos a la campaña lanzada a través de Avaaz:

Esta es una de las múltiples acciones que queremos acometer para hacer escuchar la voz « de un drama que dura demasiado tiempo y sobre el que no se habla bastante ».

Os propondremos otras acciones a lo largo de los próximos meses pero también estamos abiertos a todas las iniciativas capaces de amplificar eficazmente los gritos de este sufrimiento. Os animamos (y nos animamos) a buscar en las redes con quienes tenemos relación, aliados en este proceso.

Como congregaciones buscaremos la implicación de AEFJN et VIVAT, una en el ámbito de la Unión Europea y otra en el de Naciones Unidas.

Nos proponemos además hacer visible esta situación a través de nuestra página web JPIC Assumpta con la actualización de las noticias que provengan de Kivu. Para estos contamos con la inestimable colaboración de nuestros hermanos y hermanas sobre el terreno:

 

Las actividades de denuncia y defensa (“advocacy”) son una labor de largo plazo. Como la viuda del evangelio de Lucas 18, 1-8, estamos llamados/as a repetir sin cesar: “Hazme justicia frente a mi adversario”. Os pedimos no desanimaros, no cansaros en los próximos meses de firmar cartas, de difundir tan ampliamente como sea posible las informaciones que os remitamos, de ser creativas para hablar y hacer hablar de Kivu.

 

Hacemos esta opción por Kivu sabiendo que mil otras injusticias suceden en el mundo entero y a nuestro lado. La opción por una situación concreta nos lleva a entrar en un Amor eficaz por el prójimo y al mismo tiempo, hace de ella algo de valor universal.

Nuestra oración al Dios de la Vida es nuestra participación en la Pasión y la Resurrección de Jesucristo. Que nuestra súplica sea intensa y se sitúe en el centro de nuestra acción personal y comunitaria, cerca de nuestros hermanos y hermanas víctimas del mal, el sufrimiento y la muerte. Que sea intercesión para pedir a Dios la conversión del corazón de los verdugos y la búsqueda por parte de las autoridades de aquí y de allá del respecto a la población con la salvaguarda de la vida para todos/as.

En comunión unos con otros/as, en acción apostólica y orante: ¡Que Venga tu Reino!

En nombre del Secretariado Internacional JPIC Asunción

Pilar Trillo

Hermanita de la Asunción