OK Su questo sito NON utilizziamo cookie di profilazione di terze parti. Se vuoi saperne di più o prestare il consenso solo ad alcuni utilizzi clicca qui. Cliccando sul pulsante OK, o continuando la navigazione effettuando un'azione di scroll, presti il consenso all'uso di tutti i cookie.

¿Quieres ser asuncionista?

Agustinos
de la Asunción




Formadoras y Formadores de la Familia de la Asunci��n

200_big.jpg

2015-07-13 - Nairobi, Kenya

Aniversarios 

El año 2015 es para la Asunción un año de aniversarios. En efecto, las Oblatas de la Asunción y las Hermanitas de la Asunción celebran cada una el 150º aniversario de su fundación respectiva. En cuanto a nosotros, asuncionistas, brota de nuestros corazones una acción de gracias. Las congregaciones deseadas por Manuel d’Alzon y Esteban Pernet tienen una larga historia apostólica y su celo es un testimonio de su pertinencia para hoy. Nuestras hermanas han mostrado con valentía y tenacidad que el advenimiento del Reino de Dios era la misión que se nos confiaba y que no ha terminado. En mi vida de asuncionista he tenido ocasión de cruzarme con muchas de estas mujeres apasionadas por el Reino y el Evangelio. Bien sea en Francia, en Rumanía, en el Congo, en Vietnam, en Madagascar o en cualquier otra parte, las Oblatas y las Hermanitas poseen un vigor misionero que me alegra. Juntos pertenecemos a la misma familia. El coloquio sobre los orígenes de la familia de la Asunción nos recordó que nuestra historia ha sido a veces tormentosa, pero que a pesar de las dificultades hemos sabido preservar la unidad y el espíritu de colaboración. Es importante que tengamos en cuenta la presencia de 4 congregaciones femeninas de la Asunción y que fomentemos las colaboraciones allá donde sea posible. Para nosotros, esto significa estar atentos a la emergencia de las vocaciones femeninas. Conocemos las fragilidades que tenemos todos en Occidente, pero, como repito a menudo, la Asunción no ha dicho su última palabra. Y cuando hablo de la Asunción asocio a las congregaciones femeninas que contribuyen de manera significativa a la irradiación del carisma de nuestra familia. Los asuncionistas deben velar por respetar la independencia y la especificidad de cada una de las ramas femeninas de la Asunción. Debemos reforzar en todo lugar donde es posible una franca colaboración y dar con el medio de unirnos para la misión. No olvido la comunidad de Túnez, donde viven juntas Oblatas y Hermanitas de la Asunción; es un buen signo para hoy.

 En fin, la presencia de nuestras hermanas nos interpela sobre nuestra propia misión de asuncionistas. El ánimo y la audacia de las hermanas son un buen estimulante para nosotros mismos. Hay una complementariedad en nuestras respectivas vocaciones. Las Orantes nos recuerdan el primado de la oración; las Religiosas, la importancia de trabajar para reformar la sociedad a través de la educación; las Hermanitas, el compromiso a favor de los más pequeños; las Oblatas, la disponibilidad misionera. Y nosotros, ¿qué aportamos a nuestras hermanas? Dejo a cada uno que responda a esta interesante pregunta. 

Os escribo mientras estamos reunidos en Consejo General Plenario en Nairobi. Tenemos un orden del día copioso y comenzamos a preparar el capítulo general de 2017. Dentro de dos años tendremos nuevas orientaciones. Deseo que este tiempo de preparación nos permita comprender mejor los fundamentos de nuestra vida religiosa y nos estimule a ir hacia adelante. 

AA Info julio 2015