OK Su questo sito NON utilizziamo cookie di profilazione di terze parti. Se vuoi saperne di più o prestare il consenso solo ad alcuni utilizzi clicca qui. Cliccando sul pulsante OK, o continuando la navigazione effettuando un'azione di scroll, presti il consenso all'uso di tutti i cookie.

¿Quieres ser asuncionista?

Agustinos
de la Asunción




Nuestra Misión

LA ENSEÑANZA

La Asunción no lo puede olvidar. Fue en un colegio, en Nîmes, donde recibió su nombre y su vocación. En los bancos de una escuela nació. Sin embargo, so se limitó a eso únicamente; no quiso ser -como otras- una congregación exclusivamente "de enseñanza". El Padre d’Alzon quiso dedicar a sus religiosos a enseñar, en el sentido más amplio de la palabra. Y fue así como, después de educar a la élite de Nîmes, se abrió a los medios populares, multiplicando los "alumnados" (escuelas apostólicas), por los pueblos, y fundando orfanatos. La Congregación sigue ejerciendo su labor educadora en el mundo de la juventud.

LA PRENSA

¡Sabe Dios cuánto se critica hoy a los medios! Fíjense que ya la Iglesia desconfiaba de ellos en el siglo pasado… sobre todo de los que se salían de su autoridad. Los Asuncionistas fueron de los primeros que se lanzaron a esta aventura de la comunicación de masas, encarando este desafío: crear una opinión cristiana en medio de una sociedad secularizada; pero ofrecer también en medio de la Iglesia un punto de diálogo. ¡Amplio programa! Los antiguos talleres de su "Maison de la Bonne Presse" (Casa de la Buena Prensa) se han transformado, dando lugar a "BayardPresse" (editorial). Pero la urgencia es la misma para la prensa cristiana: ya se dirija a jóvenes o a mayores, ya sea su contenido religioso o profano, dar una visión evangélica del hombre. Así quiere estar la Asunción siempre presente en el corazón del mundo, de un mundo cada vez más "mediatizado".

LA MISIÓN

¿Cómo seríamos apóstoles del Reino - Adveniat Regnum Tuum! - sin hacernos presentes allí donde aún no se ha anunciado a Jesús? Hay familias religiosas esencialmente "misioneras"; tampoco es ése el caso de los Asuncionistas. Pero esos apóstoles en general, tampoco podrían ignorar el llamado de más allá de sus fronteras, de las "jóvenes iglesias" de África, China, o América Latina ... Hay que reunir a toda la familia humana en un solo Pueblo de Dios. Las más diversas culturas deben acceder al Evangelio en su universalidad. ¡Por supuesto que la Asunción no es la única familia que se dedica a eso! Y ya por todas partes esas nuevas iglesias lejanas constituyen su propio clero y se vuelven también misioneras. Llegó el momento en que numerosos jóvenes -congoleños, malgaches, etc.- entran en la Congregación y se preparan para la misión.

LA SOLIDARIDAD

Los Asuncionistas cultivan el profundo valor de la justicia y de la solidaridad. Esto se llama la opción preferencial por los más pobres, los desfavorecidos; es una elección enraizada, para los religiosos, en el voto de pobreza. Muchos harán un trabajo social: la gente de la calle, los excluidos, prisiones y hospitales, sacerdotes obreros, asociaciones benévolas… Hagan lo que hagan, todos se esforzarán en ser solidarios. El Capítulo General 2011 nos invita a redescubrir el carácter profético, tan frecuentemente olvidado, de nuestro compromiso religioso, que está hecho de gratuidad y de compartir, de respeto y de atenciones, de indulgencia y de escucha. La pobreza no sólo es material.

LAS PEREGRINACIONES

Ya había que tener valor, hace ciento treinta años, para lanzar el gran movimiento de las peregrinaciones. Después de la Edad Media, esta iniciativa muy popular había ido decayendo. Los Asuncionistas le infundirán nuevo fervor. Convocarán a toda Francia en Lourdes, caminarán hacia La Salette y Compostela, tenderán velas al mar hacia Jerusalén. Entre esas multitudes se crearán lazos, un boletín muy popular los afianzará: « Pèlerin » (El Peregrino). Esos movimientos de masas en busca de signos son algo más que el renacer de una tradición. Son un lugar auténtico de evangelización. Así lo concibe la Asunción. Ir en peregrinación no es sólo caminar con otros hacia un mismo sitio. Es mover la vida al mismo tiempo que los pies, volver la vida a su fuente y a su roca, a Dios.

Peregrinaciones a Tierra Santa

LA UNIDAD

Hay una « peregrinación » que no moviliza bastante a la cristiandad: su camino hacia la unidad. Sin embargo, el ecumenismo no es sólo una antigua tradición de la Asunción, sino que desde los primeros envíos hacia Bulgaria, hasta el nombramiento de uno de sus hijos como obispo en Turquía, es una de sus entrañables vocaciones. ¿Cómo va a llegar el Reino de Dios, si se lo anuncia a cristianos divididos? A principios de este siglo un tercio de los religiosos de la Congregación se hallaban movilizados por la « Misión de Oriente »; de Jerusalén a San Petersburgo, pasando por Atenas y Bucarest. Otros, en Occidente, promueven los encuentros con el mundo protestante. Después de haber sufrido al Este en las tinieblas de la persecución comunista, esta misión de la unidad descubre hoy una nueva aurora. Necesita obreros aguerridos en el difícil contexto de la ortodoxia. El Capítulo General de 2011 confirmó que la «Misión de Oriente» era una de las prioridades de la Congregación.

LAS PARROQUIAS

¿Puede un asuncionista ser párroco? No, si se tratara de religiosos que tomasen el lugar de los sacerdotes seculares. Pero sí, en caso de una presencia particular, sobre todo por su dimensión comunitaria, al servicio de una iglesia local. Cuando tanta gente de nuestro tiempo vive en la indiferencia, en la incredulidad, en la ignorancia, la parroquia sigue siendo un punto de referencia. La presencia de la Congregación en las parroquias tiene que ser imaginativa; más allá de la gestión de una pastoral, debe esforzarse en promover la vitalidad de las comunidades de base, y la responsabilidad de los laicos. ¡Todo un pueblo en marcha!