OK Su questo sito NON utilizziamo cookie di profilazione di terze parti. Se vuoi saperne di più o prestare il consenso solo ad alcuni utilizzi clicca qui. Cliccando sul pulsante OK, o continuando la navigazione effettuando un'azione di scroll, presti il consenso all'uso di tutti i cookie.

¿Quieres ser asuncionista?

Agustinos
de la Asunción




Mensaje de Navidad para los Agustinos de la Asunción y los Laicos de la Alianza Asuncionista

577_big.jpg

2019-12-24 - Roma

Queridos hermanos, queridas hermanas,

La Natividad de 2019 inaugura para los Agustinos de la Asunción la entrada en el año jubilar del 175º aniversario de su fundación. Como escribí en mi Carta Jubilar, estamos llamados a dar testimonio de nuestra fe en Jesucristo con gozo y alegría. Deseo que cada uno de ustedes, religiosos o laicos, que el año 2020 sea un año de paz y de gracia. Rezo especialmente por nuestros hermanos y hermanas que están en países en guerra y en países donde reinan la injusticia y la violación de los derechos fundamentales. El Reino de Dios es una realidad que comienza aquí en la tierra y todos estamos llamados a trabajar para su venida. El jubileo asuncionista es una bella oportunidad para todos nosotros de redoblar nuestro celo misionero. La energía que muestra nuestro querido fundador sigue irrigando el cuerpo de la Asunción. Al celebrar el establecimiento de los vicariatos en África Occidental y Asia-Oceanía, somos conscientes de la inmensidad de la tarea que debe realizarse para el Reino que viene. Movilicémonos para hacer de nuestra tierra un remanso de paz y respeto para los demás y para la Creación. Dejo que cada uno los identifique por sí mismo, pero también invito a cada uno a colaborar con otros hermanos y hermanas para mostrar que somos una familia en la que todos los miembros son solidarios. En un mundo arruinado por el individualismo y el egoísmo, nuestro testimonio tendrá todo su peso si es ante todo un testimonio comunitario.

Manuel d'Alzon quiso crear una fraternidad universal en la que se abolieran las diferencias de edad, de educación y de estatus social. Que nosotros, en la Asunción, trabajemos por esta fraternidad católica.

Rezo por cada uno de ustedes. No olvidemos que nuestro fundador es un hombre de Dios y que estamos esperando que la Iglesia reconozca su santidad. Cuanto más seamos apóstoles del Reino, más se manifestará la santidad de Manuel d'Alzon. Feliz Jubileo a todos!

Padre Benoît GRIÈRE a.a.,
Superior General