OK Su questo sito NON utilizziamo cookie di profilazione di terze parti. Se vuoi saperne di più o prestare il consenso solo ad alcuni utilizzi clicca qui. Cliccando sul pulsante OK, o continuando la navigazione effettuando un'azione di scroll, presti il consenso all'uso di tutti i cookie.

¿Quieres ser asuncionista?

Agustinos
de la Asunción




\"Pondremos nuestra confianza sólo en Dios...\"

468_big.jpg

2018-06-11 -

CGP días 10 y 11

Tradicionalmente durante el PGC los domingos se reservan para el descanso y para el Señor, como debe ser. Pero en este penúltimo día del Consejo nos hemos tomado el tiempo de acoger al nuevo Arzobispo de Arusha, Mons. Issac Amani Massawe. Compartió con nosotros algunas noticias sobre la situación de la Iglesia en Tanzania y especialmente en su diócesis. Partiendo del lema de la diócesis "Salir, comprometerse para trabajar juntos en Jesucristo", nos comunicó sus ambiciones para la diócesis: fomentar una Iglesia-familia con comunidades cristianas de base dinámicas; hacer que los fieles trabajen juntos y sean solidarios sobre la base de los valores cristianos; desarrollar una mayor interiorización de la Biblia y de los sacramentos por parte de todos, y hacer posible una mayor autonomía financiera para la Iglesia local, estimulando el compromiso de los fieles en este campo.

Mons. Isaac también compartió con nosotros la buena implantación de la laicidad en el país. No hay religión estatal, pero se da por supuesto que los tanzanos son religiosos; que cada uno siga su religión sin ocasionar problemas a los demás. Desde luego, existe el reto de algunos musulmanes radicales que quieren convertir partes de Tanzania en regiones musulmanas, pero eso no se acepta; por ahora esas tendencias están bien controladas por el Estado... En cuanto a las Iglesias cristianas, hay buena colaboración con las Iglesias históricas; algo menos con las evangélicas. Las grandes Iglesias cristianas han constituido una Oficina de Servicios Sociales Cristianos (Salud y Educación). Por lo demás, las otras dificultades de la diócesis son los malos caminos y largas distancias; el nomadismo del pastoreo que choca con la forma habitual de construir comunidades cristianas; la juventud dispersa por el territorio y a la que no es fácil congregar, especialmente en el mundo rural, y el tamaño de las parroquias, en muchos casos con 10 o 15 capillas secundarias que atender... Finalmente, Mons. Isaac insistió en la unidad de los agentes eclesiales: sacerdotes diocesanos, religiosos, laicos, que deben trabajar juntos, guiados por los objetivos de la diócesis.

Finalmente, para nuestro último día de PGC, después de algunas votaciones finales sobre los textos trabajados, y de la programación de nuestros futuros consejos, el Superior General ha clausurado nuestro trabajo con una intervención final. Nos ha recordado, en continuidad con la apertura de estas sesiones, que debemos vivir la lucidez en la esperanza, sin cerrar los ojos a las dificultades. La relectura de nuestra fundación en Ecuador -Riobamba- nos permite extraer lecciones para futuras fundaciones: cuidar la preparación, la coordinación, los medios humanos y financieros invertidos. La mirada diferenciada, según nuestras situaciones locales, sobre las crisis por las que atraviesa la Iglesia ha sido también enriquecedora, y el ejercicio de la inteligencia colectiva sobre la situación en Turquía ha hecho posible que algo se mueva... El Superior General nos ha invitado, pues, a seguir en este camino de relectura de nuestros "éxitos" y de nuestros fracasos, y a compartir con suficiente antelación nuestros proyectos provinciales para una mejor anticipación y colaboración. No olvidemos que el “cuerpo de la Congregación es un cuerpo misionero, es decir, que debe estar a disposición de las llamadas del Espíritu. La Congregación es también misionera por su internacionalidad y su búsqueda de una interculturalidad vivida en comunidad”. Cada vez somos más conscientes de la necesidad de fortalecer nuestra formación asuncionista, de ajustar la realidad de las Comunidades Internacionales de Formación (CIFA) y de precisar nuestros criterios de reclutamiento vocacional. Este último tema se trabajará de manera especial en el próximo CGP. “No necesitamos religiosos tibios y mediocres; necesitamos hombres apasionados".

Uniendo mi voz a la de todos los agradecimientos expresados, por la acogida de nuestros hermanos y hermanas de África del Este, por los servicios de secretaría, por la animación, por la traducción, por la liturgia... y por la buena conducción de nuestro Superior General, nos damos cita para el próximo CGP, en diciembre de 2018, en Roma.

"Por tanto, pondremos nuestra confianza sólo en Dios, nunca en los medios humanos. La pobreza evangélica será para nosotros como la prueba externa de la práctica de la esperanza. De ella extraeremos también el verdadero espíritu de humildad. [...] La esperanza así practicada nos inspirará la más profunda gratitud hacia los dones de Dios, recordando siempre las palabras del Apóstol, que nos recomienda dar gracias por todo lo que nos sucede: ‘¡En todo, dad gracias al Señor!’” (Manuel d'Alzon, Capítulo 6 del Directorio).

Benoît Bigard