OK Su questo sito NON utilizziamo cookie di profilazione di terze parti. Se vuoi saperne di più o prestare il consenso solo ad alcuni utilizzi clicca qui. Cliccando sul pulsante OK, o continuando la navigazione effettuando un'azione di scroll, presti il consenso all'uso di tutti i cookie.

¿Quieres ser asuncionista?

Agustinos
de la Asunción




\"Fragilidad, el otro nombre de la condición humana...\"

467_big.jpg

2018-06-10 - Arusha, Tanzania

"El olvido de la fragilidad es el preludio de la catástrofe" (Cf. Jean-Louis Chrétien, Fragilidad - Un libro recomendado por nuestro Superior General). Podemos lamentar la fragilidad de nuestra pequeña congregación, y a veces nos gustaría ser más fuertes, estar más afianzados, tener personal o finanzas en reserva... Pero no es ése el caso, y ciertamente ¡es mucho mejor así!  De hecho, el Consejo General Plenario es ya una ilustración del poder del Evangelio que sólo puede actuar a través de nuestras debilidades. Cuando nuestras provincias asuncionistas eran fuertes o, digamos más bien, cuando se creían suficientemente fuertes, no pensaban que necesitaban de las otras... Y el repliegue de las provincias sobre sí mismas trajo consigo desastres y desapariciones del mapa asuncionista. Pero hoy no podemos seguir haciéndonos ilusiones: somos fundamentalmente dependientes unos de otros; y esto produce colegialidad, disponibilidad, solidaridad, comunidades internacionales e interculturales..., en resumen: ¡cosas que son del orden del Reino!  ¡Alegrémonos pues de nuestras debilidades!  Por citar de nuevo a Jean-Louis Chrétien: "Así pues, sólo la fragilidad constituye la morada de lo imperecedero en el mundo. Sólo la frágil barca de la voz humana puede echar el ancla en el cielo".

La fragilidad ha sido la palabra clave de nuestro noveno día de CGP... Hemos reflexionado juntos sobre la situación de nuestra implantación en Turquía: ¿qué futuro posible?  Desde la sola Provincia de Europa, no mucho; pero desde la Congregación y desde la Iglesia, ¿por qué no?  Se lanzará una llamada... Fragilidad también de la Iglesia, de la vida religiosa, de la vida religiosa asuncionista... Partiendo de la actualidad de la Iglesia en Chile, cada uno ha compartido las dificultades, las crisis vividas por la vida religiosa en nuestros respectivos países... Lejos de quedarnos en lamentaciones, se trataba sobre todo de subrayar los desafíos, las llamadas, los lugares de renovación, los caminos de futuro que estas situaciones de crisis abren ante nosotros. No han sido los tiempos fastuosos de la Iglesia los que han producido muchas iniciativas evangélicas, sino los tiempos de crisis, que empujaron a la Iglesia a reorientar su curso hacia una vida más conforme al Evangelio... De modo que no seamos nostálgicos del pasado y, en fidelidad al genio del cristianismo, no nos resignemos nunca a una fatalidad catastrófica... Gracias a nuestras fragilidades podemos ser testigos antes de ser maestros... "Unos cojos en camino", como nos lo recuerda constantemente el P. Benoît Grière...

Hemos terminado la jornada con una pequeña revisión de la praxis del CGP; es opinión unánime que esta reunión semestral, ciertamente nacida de nuestra fragilidad, hace posible que la congregación vaya dando pasos muy hermosos... No todo es perfecto: el seguimiento de los temas iniciados en el CGP sigue siendo un desafío, la interacción entre el CGP y los consejos de provincia o los consejos provinciales todavía necesita mejoras.... Pero de todos modos, ¡la sinodalidad, es decir, el camino recorrido juntos, está lejos de ser insignificante!

"Tened presente, hermanos míos, la fragilidad humana: corred mientras vivís, para vivir; corred mientras vivís, para no morir de verdad" San Agustín.

P. Benoît Bigard